Herriak ez du barkatuko (Irati Goikoetxea)

herriak ez du barkatuko (xxii. igartza saria) - Irati Goikoetxea Asurabarrena

Izenburua: Herriak ez du barkatuko

Idazlea: Irati Goikoetxea (Beasain, 1984)

Urtea: 2021

Argitaletxea: Elkar

Igartza sariak ematen duen beka irabazi ostean idatzi du liburua Irati Goikoetxeak.

Herriak ez du barkatuko lanean, indarkeriak sortu duen minari buruzko istorio batean murgilduko gara, belaunaldiz belaunaldi eta urtez urte irauten duen mina. Esan genezake eleberri honek ikusgarri egiten duela hainbeste herritarrek indarkeriaren eta giza eskubideen urraketen ondorioz jasan duten mina.

Liburu hau irakurtzean, memoriak eta gure herrian gertatu dena ezagutzeak duten garrantziari buruzko hainbat gogoeta egin ditzakegu, eta nola ez, espazio publikoak pertsona guztientzat duen garrantziari buruzkoak ere. Kaleak guztiontzat baitira. “Herriko hormak, nonbait, ez dira denonak”. Sufrimenduari modu enpatikoan hurbilduz.

Azken batean, irakurtzea merezi duen eleberri interesgarri baten aurrean gaude.

“ETAk aita hil zion Oihanari duela hogeita bi urte, berak hemeretzi zeuzkala. Zauria bizirik du oraindik, baina ez du horretaz inorekin hitz egiten; bere seme-alabei ere ez die ezer argirik kontatu, nahiz eta barruan sumatu on egingo liekeela denei. Ezustean, biktima ezberdinen lekukotasunak jasotzen dabilen antropologo baten deia jasoko du, ea berarekin bildu nahi duen.

Gai minbera bat sentiberatasunez landu du Irati Goikoetxeak bere lehenengo eleberri honetan, aldarri ozenen ordez enpatia ahalegin bat eginez, delikadeziaz eta emozioz. Hitzen ukenduak ere balio duelako oinaze zaharrak leuntzeko, edertasunak ere lagundu dezakeelako pertsonak –eta herriak– hobeak egiten.”

Maria Inmaculada

Lehen ere esan dugu gaur egun Maria Inmaculada hezkuntza-zentroak eta San Pio X. elizak hartzen duten lursailean zer gertatzea nahi duten (ikusi hemen eta hemen).

Ez da berria eta antzeko zerbait gertatzen da Claret-Mariaren Bihotza ikastolan ere, Gros auzoa herritarrek gozatzen zituzten espazioak galtzen ari da, eta hotelak eraikitzen ari dira.

Legealdi honetan hotel bat ireki dute Juana de Arco haurtzaindegian, Claret-Mariaren Bihotza itxi dute eta Maria Inmaculadan ere gauza bera gerta daitekeela dirudi kurtsoa amaitzerakoan.

Badirudi interes ekonomiko eta espekulatiboak lehenesten direla auzoaren errealitatea baino gehiago, auzoak bere zerbitzuak eta hezkuntza-espazioak behar baititu. Dena hiri batean, non etxebizitzaren prezioa etengabe hazten baita eta gero eta zailagoa da bertan bizitzea.

Auzo bizien aldeko apustua egiten dugu, herritarrei beren bizi-proiektua garatzeko aukera emango diena, ikasi, bizi, lan egin eta gozatu ahal izateko auzoak. Eta badirudi horri kontra egiten diola egungo Udal Gobernuak, eta horregatik galdetzen diogu geure buruari: zer hiri-eredurantz goaz?

Los ojos del otro (Esther Pascual Rodríguez)

Título: Los Ojos del otro, encuentros restaurativos entre víctimas y ex miembros de ETA

Autora: Esther Pascual Rodríguez

Año: 2013

Editorial: Sal Terrae

Los ojos del otro, encuentros restaurativos entre víctimas y ex miembros de ETA presenta las experiencias del programa que sirvió para hacer realidad los encuentros restaurativos, encuentros cara a cara entre víctimas y victimarios. Las hojas del libro recorrerán ese camino desde el respeto y lo humano, acompañando la lectura con diferentes elementos jurídicos, compartiendo las reflexiones de las personas que participaron en esos encuentros, desde la mediación, desde una institución o con las personas que tomaron parte en ellos.

Como en todos los conflictos y violencias el tratar al adversario o al diferente como si no fuera una persona ha creado innumerables víctimas personales a las que cosificaron en una injusta lucha por imponer un modelo de sociedad que niega la libertad, el pluralismo político y social, y la propia dignidad humana. Recordamos que la violencia es un síntoma de inmadurez personal, de falta de talante democrático y de respeto de los derechos de la persona que es atacada. Nadie puede ser dueño absoluto del futuro de otra persona.

Conseguir la reinserción y la convivencia de nuestro pueblo, desde un enfoque de justicia restaurativa mirando las necesidades de las víctimas y a la responsabilidad de reparar el injusto daño causado, un reto que se intentó abordar en los encuentros (y el trabajo previo), ayudando a las víctimas a desprenderse del odio y rencor que el hecho traumático de la violencia ha generado en su vida, un difícil camino de cicatrización de heridas, y de humanización de las personas, que cogieron un camino equivocado y causaron dolor a otras personas.

Este tipo de encuentros solo pueden ser entendidos desde el respeto, respeto máximo a las víctimas que deciden de una manera libre (y generosa) participar en ellos, como el respeto máximo a las víctimas que no quieren participar en ellos, o no lo sienten necesario.

El libro hará que realicemos diferentes reflexiones.

“Personalmente, pensaba que el encuentro no me aportaría gran cosa, pero no fue así. Cuando él apareció en la salita donde nos encontramos y, después de las presentaciones, nos miramos a los ojos, me di cuenta de lo mal que lo estaba pasando. Creo que estaba como avergonzado… Estuvimos hablando y preguntándonos durante casi tres horas. No quiero entrar en detalles, pero lo que más me impresionó durante la conversación fue lo que repetía una y otra vez; tenía la autoestima por los suelos, no veía nada bueno en él y decía: ¿Todo en mí es malo?, ¿No hay nada bueno en mí?. Le dije que eso no era cierto: ¿Si lo fuera, no estaríamos aquí ninguno de los dos?. Y añadí: ¿Creo que has sido muy valiente en reconocer todo el daño causado, has sabido comprender que todo lo que hiciste en el pasado fue un gravísimo error y has pedido perdón por ello; pero, lo más importante, has recuperado tu libertad y el derecho a ser un ciudadano?.

Las personas que hemos colaborado en los encuentros restaurativos, tanto los victimarios como las víctimas, lo hemos hecho de forma voluntaria. Nadie nos lo ha impuesto. Sin embargo, entiendo, sobre todo desde el mundo de las víctimas, la crítica, que a veces ha sido desproporcionada, hacia las personas que hemos decidido participar. Así como nosotros respetamos su decisión, su postura de no querer participar, me gustaría pedir que también nuestra opción sea respetada; nosotros no nos sentimos mejores ni peores, simplemente actuamos según nuestra forma de pensar» (Tomado del Prólogo, de Maixabel Lasa).

Han colaborado en el presente volumen: Alberto José Olalde Altarejos / Francisca Lozano Espina / Esther Pascual Rodríguez / José Luis Segovia Bernabé / Julián Carlos Ríos Martín / Eduardo Santos Itoiz / José Castilla Jiménez / Luis María Carrasco Asenguinolaza / Xabier Etxebarria Zarrabeitia.”