Joseba Elosegi, Gernikako sua

Gaur 50 urte bete dira Joseba Elosegik Gernika suntsitu zuen sua nork eragin zuenari untsipenaren sua ikusarazi zion.. Hil zorian egon zen ekintza arriskutsu hartan, “Quiero morir por algo” liburuan zehazten den bezala.

50 urte geroago, Alkartetxetik harro begiratzen diogu, bere militantzia eta ibilbide politiko eta pertsonala erreferentsi gisa hartuz. Beti Eredugarria, ausarta eta koherentea bere buruarekin.

Gainera, pozten gara hemendik gutxira gure hirian bere izenari eskainitako gune bat egongo delako, Artzain Onaren Katedrala, duela urte batzuk Ikurriña, gure bandera, jarri zuen lekutik oso gertu gainera.

Joseba Elosegi, el fuego de Gernika

Hoy se cumplen 50 años desde que Joseba Elosegi llevara el fuego que destruyó Gernika a la vista de quién lo provocó. Una acción arriesgada que estuvo a punto de costarle la vida, como detalla en el libro que el mismo escribió “Quiero morir por algo” (lectura recomendada).

50 años después, desde el Alkartetxe miramos con orgullo la trayectoria política y personal del que fuera compañero de militancia. Ejemplar, valiente y coherente consigo mismo.

Además, nos alegramos de que dentro de poco en nuestra ciudad haya un espacio dedicado a su figura, nada más y nada menos que un mirador que contempla la Catedral del Buen Pastor, donde hace años el izó la Ikurriña, nuestra bandera.

Quiero morir por algo (Joseba Elosegi)

Título: Quiero morir por algo

Autor: Joseba Elosegi (Donostia, 1915-1990)

Año: 1977

Editorial: Plaza & Janés Editores

Estamos ante un libro histórico, uno de esos libros que no pueden dejar indiferente absolutamente a nadie.

Joseba Elosegi, escribía algo más que sus memorias en este libro, nos cuenta en él, el triste relato de lo que supuso el bombardeo de Gernika, y como lo vivió en primera persona.

Años más tarde quiso hacer una acción, esa acción podía costarle la vida, pero quiso seguir adelante con ella.

Año 1970, el dictador Francisco Franco estaba presidiendo el palco del frontón Anoeta (Atano III), mientras se celebraban los mundiales de pelota, Joseba Elosegi se roció de gasolina envuelto en una Ikurriña y se lanzó desde la segunda galería del frontón en llamas, con la intención del que el dictador viera el sufrimiento que provocó en Gernika.

Una historia real, narrada por su protagonista, una acción que estuvo a punto de costarle la vida y le supuso pena de cárcel.